Y finalmente… somos exitosos (según TED)

Así es, leíste bien, lo logramos. Fuckup Nights estuvo presente en un escenario de TED. Y aunque estamos más acostumbrados a una audiencia… más alcoholizada, fue una experiencia increíble para nuestra infiltrada, Leti Gasca (co-fundadora de Fuckup Nights y persona favorita). En vez de compartir con ustedes el concepto de Fail Mindfully, creemos que sería mejor escucharlo de la mismísima Leti.

Por Leti Gasca, co-foundadora de Fuckup Nights:

Debo confesarles algo: cuando me invitaron a dar una charla en un evento oficial de TED en Nueva York, creí que sería muy sencillo. Llevo ya muchos años platicando y reflexionando sobre el fracaso y (tras haber tomado clases de teatro por años), siempre me sentí cómoda hablando en público, así que pensé que sería pan comido. Sin embargo, se tornó más complicado de lo que pudiera haber imaginado, e incluso mucho más instructivo.

Los coaches oficiales de TED saben lo que hacen. Primero me pidieron que les escribiera un poco sobre lo que pensaba compartir en el evento, así que me puse manos a la obra y pasé una tarde entera dedicándome a escribir mi charla.

Una vez enviado, llegó el feedback: esa idea ya se había compartido, no era nueva, no valía pena difundir, si de verdad quería participar en TED, tenía que proponer algo completamente innovador.

Por varios días vinieron muchas ideas a mi cabeza y tuve que descartarlas porque no eran suficientemente buenas, hasta que un día, mis neuronas hicieron sinapsis y todo se volvió tan claro.

Mi gran idea ya la había platicado en alguna ocasión con algunos emprendedores y con el equipo global de Fuckup Nights. Era algo que siempre estuvo ahí, pero que no había notado que tenía potencial: la importancia del failing mindfully, sin humillar a los que fracasan en los negocios.

Así es, sin humillación. Hace mucho tiempo, castigar públicamente a emprendedores exitosos era común: Si viajamos al pasado, al año 800 AC, en la antigua Grecia, forzaban a los mercaderes que fallaban a sentarse a la mitad del mercado sosteniendo una canasta sobre su cabeza. En la Italia pre moderna, los dueños de algún negocio fallido y con enormes deudas, eran llevados completamente desnudos a las plazas públicas a ser ser abucheados.

En Francia del siglo 17, a los que fracasaban en algún negocio eran llevados a algún mercado donde se hacía público el anuncio de su bancarrota. Para evitar ir a la cárcel después de ello, tenían que usar un gorro verde para que todos supieran que eran un fracaso.

Del otro lado del espectro de los que humillan a la gente fracasada, están las comunidades en Silicon Valley, que se jactan con el concepto de “failing fast” y en ocasiones como si no fuera la gran cosa.

Yo creo que el mantra fail fast tiene un lado oscuro. Claro, “fallar rápido” es una forma estupenda para acelerar el aprendizaje y evitar el perder tiempo, sin embargo, cuando le decimos a los emprendedores que deben fallar rápido, tal vez estamos promoviendo la mediocridad. Además, esta cultura puede minimizar las devastadoras consecuencias del fracaso en un negocio en la vida real.

Por ejemplo, cuando mi empresa social fracasó, la peor parte fue buscar la manera de ir a las comunidades indígenas y decirle a los artesanos que el proyecto había muerto, y que fue mi culpa. No fue sólo una oportunidad de aprendizaje para mi, fue una pérdida de ingreso para esas mujeres que realmente lo necesitaban.

Es por eso que decidí proponer en mi charla de TED, que pusiéramos de lado la idea de humillar públicamente a los emprendedores, que debemos también desechar la idea de que el “failing fast” es siempre la mejor opción. Decidí proponer un nuevo mantra: Fail mindfully.

Hay que recordar que los negocios están hechos de personas, los negocios no son entidades que aparecen y desaparecen mágicamente sin consecuencias. Cuando un negocio fracasa, hay gente que pierde sus trabajos e incluso todo su dinero. Y en el caso de empresas sociales o verdes, hay comunidades o ecosistemas que sufren la muerte de un proyecto.

¿Qué significa Fail mindfully? Significa estar consciente del impacto que tiene cerrar un negocio, estar consciente de las lecciones aprendidas y de la responsabilidad que hay en compartir estos aprendizajes con el mundo.

Estoy profundamente agradecida con el equipo de TED por ayudarme a esparcir esta idea, por retar mi intelecto y por sacarme de mi zona de confort.

Ahora que hemos compartido el fracaso en TED, nos gustaría hacer una invitación pública a alguien de su equipo para ser speaker en uno de nuestros eventos de Fuckup Nights. ¡Deben de haber buenos fuck ups detrás de una organización tan grande! Después de todo, nada es perfecto.

Es directora del Failure Institute y co-fundadora de Fuckup Nights. Es parte de Global Shapers en el World Economic Forum. En 2015, fue elegida por The Economist como una de las “voces del 2040”. Es también autora del libro Sobrevivir al fracaso.

Shares
Share This